miércoles, 18 de marzo de 2009

OTROS MUNDOS... TAN PROXIMOS!

El post anterior parece que los asustó, si...si!
No me lo nieguen, lo sé!

Si lo escribí y lo subí, fue porque hace muchos años me preparo para situaciones de ése tipo.
Desde muy niño tuve la certeza que era alguien preparado para "los tiempos difíciles", y al mismo tiempo podría SABER cuando esos tiempos estuvieran mas o menos próximos.

Claro que solo la hipervaloración de las cosas del mundo "material" puede hacernos creer que una "catástrofe" como la descripta por Beinstein o el LEAP podría afectarnos muy seriamente.
No se han puesto a pensar que si la humanidad llegó hasta acá, haciendo gala de su inmensa capacidad para creear cosas y adaptarse a diferentes eras geológicas, tambien lo puede ser ahora?
No sería tal vez mejor, volver hacia atrás con tanta tecnología que no respeta la vida?
No sería mas sensato bajarnos del caballo (de los autos, los telefonos, la web, las "investigaciones", las "ciencias curativas", los saberes científicos y académicos, el mundo globalizado, el pensamiento único, etc, etc.) y volver a una vida mas simple y mas ligada a la naturaleza? Aceptar que tal vez vivamos con menos confort? Menos bien alimentados? Menos años? Soy un "involucionista"?

No lo creo.
Creo que la humanidad, con su actual cultura, no puede segir avanzando tecnológica y científicamente, y al MISMO TIEMPO RESPETAR nuestro UNICO habitat, la Madre TIERRA.
RESPETAR la VIDA me parece una ley FUNDAMENTAL del COSMOS, y una civilizacion de una especie que no lo hace, me parece que en el concierto de las fuerzas cosmicas (naturales) o CAMBIA su impronta o es reducida o tiende a desaparecer.
Ahi entra el amigo inglés, James Lovelock y nos da su panorama.
Este es mas complejo, pues nos habla de la muerte de 6 mil millones de personas en el próximo siglo, y como muchos otros, el cree que la conciencia del Ecosistema Planeta Tierra debrá "limpiarse" lo suficiente de esta especie tan nociva.

Recuerdan la pelicula "4 de Julio" donde una raza de alliens depredadores llegan a invadir la Tierra, someterla, conquistarla y extraerle todas sus riquezas de cualquier tipo para luego partir?
En un momento cuando el presidente de los USA se "conecta" mentalmente con uno de los depredadores, dice: son como langostas, sacaran todo y luego se irán a depredar otros mundos"

Que confesión! no?
Tan luego los lideres de la depredación universal a escala planetaria!
Dice la "ley del espejo" que: uno ve en los otros... justamente aquello que necesitamos aprender (simplificándola en extremo)
No será éste el caso?

Pero bueno, dejemos tanta desaprensión de la civilizacion dominante para recrearnos un poco, con este texto que escribí, sobre la base de una "cosmovision" diferente que tienen algunos pueblos del Africa, aquellos que (como nuestros originarios) si respetan las fuerzas del cosmos, de la vida y de la muerte.




CANCIÓN ANCESTRAL

He escuchado, que en una pequeña nación africana, lo que antes hubiéramos llamado, no sin cierto desprecio, una tribu.
Decía en una nación africana, los niños no nacen cuando vienen al mundo.
Ni siquiera cuando son concebidos por sus padres.

Ellos consideran que el niño “nace” cuando su madre siente la necesidad de tener un hijo.
Según sus costumbres, la joven mujer, se sienta debajo de un árbol grande, fuerte y poderoso, y bajo su sombra comienza a pensar y luego a cantar una canción única, jamás cantada.
La madre, inventa ésta canción y “llama” un “alma” que quiera bajar a la Tierra para ser su hijo o hija. Logrado esto, terminan la cancion juntos.
Ese “acto” de crear con amor y entonar y traer a la realidad esa canción...es el nacimiento del niño/a.

Y luego ella va en busca de un hombre, o de su hombre si lo tiene.
Hacen el amor cantando ésta canción de la maternidad, única e irrepetible.
Y hacen el amor cuantas veces sea necesario hasta ella quedar embarazada.
Siempre cantando la canción con su pareja.

Durante el embarazo, padre y madre hablan con el futuro hijo y siempre, con todo amor, repiten la tonada.

A su nacimiento, toda la aldea viene a la casa de la madre, los hombres son cazadores y rara vez están, y en conjunto dan la bienvenida al niño/a cantando la canción que la madre y el padre les han enseñado...
Por cada niño hay una canción única e irrepetible como él.

Toda su vida, esta música, estos acordes, muy dulces y entonados solo por la voz humana, serán su “sello”, su marca intima y social.
Cada habitante de esta tribu, tendrá el suyo.

Y que se repetirá incansablemente a cada evento de la vida del niño/a.
Cuando cumpla los 13 años y comience su pubertad.
A los 20 con la madurez, cuando tenga pareja, cuando tenga hijos.
Y aún cuando sufra un evento triste, o una enfermedad, o una pérdida irreparable... su comunidad le vendrá a cantar SU canción.

Ellos saben, no creen, SABEN que esa canción une al nino/a-hombre/mujer-anciano/a a su ESCENCIA, a aquello que lo distingue de todos los otros seres sobre o fuera de la Tierra.
Esa simple tonada que es su “sello energético” y al cual recurren en soledad y compañía para superar los momentos arduos y los felices de su vida.

En la vejez, o llegado el momento de su muerte, su comunidad se reunirá, con todo amor, para desearle una buena partida y un feliz regreso a la sabiduría totalizadora de donde el ser salió para venir a aprender a la Tierra.
Todos estarán felices porque ese hombre o mujer, ha cumplido cabalmente su rol: ha vivido, amado, tenido hijos, ha aprendido, ha enseñado a otros y vuelve al otro plano cargado de saberes.
Ahí la canción le será cantada por última vez.
Y nunca mas será repetida.

Mandrake952

1 comentario:

Ana dijo...

Me gustan tus cuentos, son los que tienen la magia. No me gustan tus apocalípticas percepciones de la realidad.